Publicado en Apuntes de aprendiz

Digno de confianza


“Pero benditos los que confían en el Señor y han hecho que el Señor sea su esperanza y confianza”, Jeremías 17:7

Hay un factor que está presente a cada hora, todos los días, a lo largo del año. Influencia y determina la profundidad de nuestras relaciones; la forma en la que nos comunicamos, en la que trabajamos, en la que oramos, en la que amamos, la manera en la que nos entregamos o replegamos en la vida. Ese factor es la confianza.

Sentir seguridad, certeza, confidencia y familiaridad, refleja nuestra alta confianza. Por el contrario, cuando no confiamos, somos prevenidos, temerosos, cerrados, preferimos la distancia y, en lo posible, sólo hablamos lo justo y necesario. 

Cuando hablamos de ser cristianos, hablamos de ser seguidores de Cristo, entregados de todo corazón.

¿Pero se entrega un corazón que no confía?

¿Acaso podemos amar plenamente si no confiamos? Vivir en este mundo nos ha dejado huellas de desconfianza. Tarde o temprano, nos sobreviene la falla, la traición o la desilusión. Y aprendemos a no dar nuestra confianza a la gente. 

La razón por la que cada vez hay más cláusulas en los negocios, contratos pre-nupciales, pre-requisitos y especificaciones por escrito, es porque la confianza se ha deteriorado en nuestra sociedad. La palabra perdió su poder.

Pero hay quien no tiene sombra de variación, hay quien habla y cumple, hay quien cuida de tu corazón y no lo rompe, hay quien promete acompañarte en los mejores y peores momentos, hay quien luchó por ti hasta la muerte, hay quien tiene intenciones transparentes y pensamientos de bien, hay quien demuestra lo que es la fidelidad, hay quien cumple su pacto de amor.

“Mi corazón está confiado en ti, oh Dios; mi corazón tiene confianza…”, Salmos 57:7. Ese alguien es Dios, en quien puedes reposar. Con él no hay que abstenerse, dormir con un ojo abierto o estar preparado para algún momento de quiebre. No hay que ser cautelosos ni subir la guardia.

Con él no aprenderemos a amar menos, sino a amar más y mejor. Nos ejercitaremos en el riesgo, en la entrega, en el involucramiento, en el servicio, en el gozo, en el perdón y en la misericordia. Gracias a su ejemplo, seremos nosotros mismos dignos de confianza, sin dobleces ni falsedades.

“Mi corazón te ha oído decir: “Ven y conversa conmigo”. Y mi corazón responde: “Aquí vengo, Señor”, Salmos 27:8. ¿Podemos compartir nuestros secretos, nuestras cargas y nuestros sueños con Dios? ¿Sentimos esa confianza de entregarle nuestros más profundos pensamientos, lo mejor de nuestros días? ¡Sí, Él es digno de confianza!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s