Publicado en Apuntes de aprendiz

El dintel y el cordero


Leer Génesis es leer una historia familiar, la de Adán y Eva hasta Abraham. Pero leer Éxodo es adentrarnos en la historia de una nación. En la época de José tan sólo 70 personas, descendientes de Jacob, llegaron a Egipto para establecerse allí en el conocido periodo de “las vacas flacas”. Para el tiempo en que Moisés aparece en escena en la misión de guiar al pueblo de Israel a la libertad, ya sumaban 3.000.000. Fue una multiplicación extraordinaria, la cual asustó al país anfitrión.

Justamente el crecimiento sostenido y la riqueza que habían acumulado los israelitas fueron motivo de desprecio y recelo por parte de los egipcios. Allí empezó un gran calvario que duró 400 años. Pero pasado este lapso Dios escuchó el clamor de su pueblo, el cual estaba siendo sometido a la peor esclavitud conocida en aquel entonces. La generación de José, quien llegó a ser el principal administrador del imperio, había muerto y una opresora dinastía regía.

Pero había una esperanza en los corazones. Una que el Dios Todopoderoso había sembrado en Abraham y sus descendientes: la Tierra Prometida. Así fue que Moisés respondió al reclutamiento divino y aceptó el desafío gigantesco para liderar al pueblo de Israel al cumplimiento de la tan anhelada promesa.

Génesis narra de alguna manera el fracaso humano tras cada prueba, pero Éxodo introduce a un Dios al rescate que provee la salida redentora, dejando con la Pascua un precedente simbólico en cuanto al sacrificio de Jesús siglos después. La palabra “Éxodo” significa “salida”. Y era eso exactamente lo que Dios proveería a su pueblo.

Antes de que la décima plaga -la muerte de los primogénitos- llegase a afectar a toda la tierra de Egipto, Dios dio instrucciones específicas a Moisés para dar un blindaje de protección a todos los israelitas: el sacrificio de un cordero perfecto y el rociamiento de su sangre sobre los dinteles de la casa. Nótese las peticiones la gran similitud que existe con nuestra actual condición con Jesús:

• “Tómese cada uno un cordero…” (Éxodo 12:3). La salvación es individual. Cada uno toma la decisión de aceptar el sacrificio de Jesús. No existen intermediarios. La fe ajena no te salva.
• “Untad el dintel y los dos postes con la sangre…” (Éxodo 12:22). La sangre en sí no salva, hasta que es aplicada a nuestras vidas.
• “Veré la sangre y pasaré de vosotros…” (Éxodo 12:13). La muerte espiritual ya no tiene dominio, pasará de largo porque estamos blindados gracias al hijo de Dios, el cordero inmolado en el Calvario.
• “Lo han de comer (el cordero)…” (Éxodo 12:7). Entender el orden de las cosas es muy importante. Si la sangre no cubre nuestras vidas, en vano nos alimentamos. Primero la salvación, luego el sustento.
• “Cuando me sacó de Egipto…” (Éxodo 13:8). Una vez celebrada la Pascua en nuestros corazones podemos decir que salimos de la esclavitud del pecado y accedemos a las promesas como hijos de Dios.

En este abril de Semana Santa reflexionemos en lo siguiente: estamos en el año 2014, ¿por qué habría de ser relevante una celebración como la Pascua? ¿Por qué necesitamos entender lo que significan el dintel y el cordero? En sencillas y breves palabras, 1 Corintios 5:7 tiene la respuesta directa al corazón: “Nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros”. Allí está nuestra salvación, nuestro blindaje y nuestro rescate. ¡Cristo ES nuestra Pascua!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s