Publicado en Apuntes de aprendiz

Pequeños rituales


Todos tenemos pequeños rituales [costumbres de conexión] que se cuelan en nuestras relaciones interpersonales y, sin darnos cuenta, se convierten en su fuente de fortaleza y profundidad.

Leía lo siguiente sobre la larga amistad que compartieron dos hombres de 50 años: “Reíamos juntos, trabajábamos juntos, comíamos juntos. Creo que durante todos estos años hablábamos casi todos los días”.

Esos son los pequeños rituales. Un almuerzo juntos a la semana, un viaje al año, abrazos, apodos simpáticos, palmaditas en la espalda para animar, los viernes de crucigrama, los domingos de cocina en dupla, los miércoles de cine, y todas esas clases de gestos que ahorran amor en el banco y ganan intereses en el futuro.

Cuando empezamos a descuidar este aspecto algo nos falta, algo se debilita, algo tambalea. Como diría la banda Lifehouse “extraño todas las pequeñas cosas, nunca pensé que significarían todo para mí”.

A veces una buena relación es como el dinero, fácil de hacer pero difícil de mantener. Tengamos en cuenta que los pequeños rituales siempre deben ser voluntarios, no tenemos que ser arrastrados a ellos. Los escogemos. Y por otra parte, son informales, fluyen solos, no se convierten en “responsabilidades de agenda” sino en elecciones del corazón.

Si una relación interpersonal provoca más akârasy que momentos de felicidad, no durará mucho. La clave es disfrutar de la compañía, y luego extrañarla.

Friedship is like a life vaccine [la amistad es como una vacuna de vida]

Al fin y al cabo, esos pequeños rituales nos dan vida y nos colocan buenas etiquetas: Mejores. Más cercanos. Queridos. Tiernos. Fieles. Animados. Divertidos.

Buen fin de semana. Recuerden cuidar de sus pequeños rituales 😉

Anuncios

10 comentarios sobre “Pequeños rituales

  1. Que bello Naru, creo que por esas cosas de la vida y a causa de mi baby he dejado algunos rituales 😦 que en verdad se extrañan, pero en breve vuelvo con todo 😉 Besitos Naru tQm

  2. Naruuuu! Esto definitivemente esto era para mí, te cuento que comencé a trabajar y de a poco empecé a descuidar de los pequeños rituales, gracias a tu nota pude comprender que cada minuto tenemos que disfrutarlo al máximo con los amigos que Dios nos regaló porque esos momentos son únicos e inigualables!! Te quiero muchooo!

    1. ¡Hola Amalia! Bienvenida al blog 😉 Ahora tenés la oportunidad de volver a retomar todos los pequeños rituales, estoy segura de que se multiplicará tu alegría. Cada momento es único, así como decís. ¡Te mando un abrazo grande!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s